empresarios del Dropshipping

Dropshipping: vende sin stock.

Aliexpress, Amazon, Ebay… todos estos y muchos más son los marketplaces en los que se mueven los empresarios del Dropshipping, campos donde se buscan clientes usando esta técnica que supone la venta de productos sin necesidad de contar con un stock físico. Su funcionamiento es sencillo, pues el cliente entra en la tienda online ( o marketplace sino se dispone de tienda propia) y compra un producto. El Dropshipper (proveedor) recibe la orden de pedido por medio del intermediario (aquél que expone el producto en la web), recibe el pago por  el producto y directamente se lo envía al cliente. En resumen la figura de la tienda online es meramente intermediaria entre el cliente y el proveedor (Dropshipper), que es quien gestionará desde el momento de la recepción de la orden, el control sobre la venta.

DROPSHIPPING Y EL MANEJO DE LA TIENDA ONLINE.

Como te decíamos más arriba, desde el momento en que el cliente compre en tu tienda online y des la orden de envío al proveedor, éste controlará la transacción. Por ello, prácticamente el trabajo del intermediario debe centrarse en conseguir clientela para su tienda y esto lo conseguirá trabajando en su página web.

Por ello, la creación y diseño de la página web deben ser cuidados, pues el el lugar donde el cliente va a poner su atención (ajeno a la transacción que se realiza tras su venta). Es muy interesante cuidar aspectos que supongan que el cliente se sienta lo más seguro posible, como controlar la imagen de calidad y realidad de los artículos, introducir pasarelas de pago seguro y dar buena información sobre envíos, devoluciones y atención al cliente. Incidiendo de manera especial sobre este punto, conviene resaltar que los clientes acudirán al propietario de la página web ante eventuales reclamaciones, amén de que este pueda repetir contra el proveedor si incumple su parte de lo pactado.

Se recomienda, por ello, contar con un buen gestor de contenidos que ayude a la hora de montar la página web, destacando las grandes plataformas como Shopify, con la que puedes crear páginas completas en poco tiempo.

Para que tus ventas aumenten es importante también prestar atención al SEO o posicionamiento de la web, con el fin de generar tráfico, invirtiendo en publicidad o anuncios en buscadores.

Por último, no olvides que antes de ponerte a vender debes contactar con proveedores fiables, que te elaboren un plan de tarifas al que poder añadir un % para calcular tu margen de ganancia, pues de esta manera podrás poner a disposición de los clientes precios cerrados.